SÍNDROME DE OJO SECO

2. Meibografía
Es el análisis de estado anatómico y funcional de las Glándulas de Meibomio, que son las que producen la grasa que forma parte de la película lagrimal. De acuerdo al grado de afectación de las misma se decide el tratamiento a seguir.

3. Test de Osmolaridad lagrimal (Contenido de Sales de las Lágrimas)
La lágrima como todo fluido corporal contiene sales, pero cuando aumenta la cantidad de ellas, la lágrima se comienza a parecer más al sudor, causando ardor ocular, enrojecimiento e inflamación.

          Síndrome de Ojo Seco

Se estima que 300 millones de personas en el mundo sufren de ojo seco. Por ese motivo se ha desarrollado una nueva solución para combatir esta patología.

 

Pero, ¿Qué significa padecer de ojo seco?

Muchas personas se quejan de los síntomas provocados por el ojo seco. Estos síntomas suelen ser:

  • Ardor

  • Irritación

  • Enrojecimiento

  • Fatiga ocular

  • Visión borrosa en momentos puntuales.

En muchas ocasiones, una persona que padece de ojo seco verá como sus ojos segregan más lágrima de lo habitual. Puede padecer contradictorio pero suele ocurrir cuando el ojo no tiene suficiente lubricación. El propio ojo envía una señal para pedir más lubricación inundándose con lágrima “de emergencia”.  Sin embargo, estas lágrimas están compuestas mayoritariamente por agua y no tienen las cualidades de lubricación o la composición de las lágrimas normales. Es entonces cuando se debe valorar un tratamiento de ojo seco.

Causas del ojo seco

Las causas de padecer ojo seco pueden estar relacionadas tanto con la glándula lagrimal principal (responsable de la parte acuosa de la lágrima) o de las glándulas de Meibomio (responsables de la parte lipídica de la película lagrimal).

Los factores que influyen en la calidad lagrimal son:

  • Edad

  • Cambios hormonales en mujeres

  • Ambientales (sequedad del aire, uso de aire acondicionado…)

  • Uso prolongado de lentes de contacto

  • Intervenciones oculares previas

  • Como efecto secundario a otras enfermedades

  • Después de realizar tareas de cerca de forma prolongada (ordenador, celular, tableta, lectura, etc)

Si no se trata a tiempo, la sensación de ojo seco puede ir en aumento, afectando progresivamente  la producción de lágrimas y pudiendo volverse una patología crónica.

Nuestro objetivo es detectar el ojo seco lo antes posible para que sus ojos estén sanos. Por eso en el Instituto de la Visión contamos con la tecnología diagnóstica necesaria para detectar el ojo seco y así poder realizar un tratamiento causal examinando la capa oleosa de la lágrima, el tiempo de ruptura de la misma, las glándulas de Meibomio, la osmolaridad (contenido de sal) de la lágrima.

El Instituto de la Visión es el único Centro Oftalmológico en Manabí, que tiene el servicio de laboratorio de ojo seco y tratamientos con IPL para ésta patología.

      1. Test no Invasivo de 

      Ruptura de la Película         

      Lagrimal

Es el tiempo que la película lagrimal nos permite tener una buena visión y/o no hay síntomas (ardor, picor, etc), un tiempo de ruptura óptimo debe ser de más de 10 segundos lo que se traduce en la necesidad de parpadear 6 veces por minuto. El Instituto de la Visión cuenta con un sistema de evaluación no invasivo, sin tocar el ojo, sin la necesidad de aplicar tinciones o colorantes oculares que son molestos y no son tan exactos.

DIAGNÓSTICO

TRATAMIENTO DEL OJO SECO

Es necesario conocer si sólo es un déficit del componente acuoso el cual generalmente mejora con un tratamiento mediante lágrimas artificiales u otros lubricantes.

Asimismo, si la osmolaridad (contenido de sales) de la lágrima está aumentada, es necesario dar lubricantes acuosos que la diluyan para disminuir las molestias.

Pero si existe disfunción de las glándulas de Meibomio, los lubricantes ayudan pero no son suficientes para lograr la sensación de bienestar.

Eye-Light: Tecnología terapéutica de nueva generación con luz pulsada para el tratamiento del ojo seco

Eye-Light  es un tratamiento (Disponible en el Instituto de la Visión), que se realiza de dos formas, dependiendo del cuadro clínico. En la primera forma de tratamiento, que dura menos de 5 minutos, se utiliza luz IPL. Se trata de una luz policromática que mediante 5 impulsos térmicos por ojo, estimula las glándulas de Meibomio para mejorar su actividad y producción. Este tratamiento se aplica en la zona periorbital con el fin de estimular la contracción de las glándulas aumentando el flujo lipídico y reduciendo la evaporación de la lágrima.

En la segunda forma del tratamiento se utiliza luz modular. Consiste en colocar una máscara durante 15 minutos. Este tipo de luz realiza un calentamiento endógeno de los párpados, facilitando la secreción de las glándulas de Meibomio.

Las dos formas de tratamiento son indoloras y permiten reincorporarse a la rutina diaria sin problemas tras su realización. Son necesarias pocas sesiones (entre 2 y 5) con intervalos de 2 semanas entre cada una para obtener un resultado óptimo.